PLANDET

Plan de Desarrollo Territorial de Trujillo

Una Marca de Ciudad. El Marketing de la Ciudad y el Compromiso Ciudadano

Posted by carmenha en febrero 25, 2011

Una marca de ciudad, que no es lo mismo que los “marcas” de la ciudad, es el nombre de la ciudad asociado a un conjunto de atributos, positivos o negativos, que la identifican como: tradición, productividad, hospitalidad, violencia, pobreza, etc. Una marca presenta un producto; así, la ciudad es considerada un producto y como tal no sólo es un nombre, si no también un logo y/o eslogan. Por ejemplo, “Inca Kola, la bebida del Perú”. Una marca se publicita en objetos como muñecos, camisetas, llaveros, juguetes, etc., es el marketing, válido también para una ciudad-producto que se desea “vender”, “colocar” o “posicionar” en un mercado.

¿Por qué es importante que una marca-ciudad sea reconocida en un mercado?
El mercado o escenario donde sea colocada una marca de ciudad depende de las aspiraciones o metas de los distintos agentes que forman parte de ella. Podemos hablar de una marca-ciudad a un nivel regional, nacional o mundial; o también de una ciudad líder en el sector productivo, financiero, turístico, etc. La importancia de tener una buena marca de ciudad radica en las oportunidades que se generan al potenciar su demanda en un mercado y el beneficioso desarrollo que esto trae consigo para sus habitantes.

Una marca-ciudad para Trujillo
El periodista colombiano Juan Isaza en su artículo La marca Medellín después del BID expresa: “… las asociaciones que están vinculadas a una marca cualquiera son dinámicas y todo el tiempo requieren de esfuerzo para que no se pierdan.” Siguiendo con el ejemplo de Inca Kola, recordemos que en la década de los 80’s era “la bebida del sabor nacional”, luego era la bebida que “con todo combina”, mientras que a inicios del nuevo siglo era “el sabor de lo nuestro”.

¿Qué pasa con nuestra marca-ciudad? Alguien podría decir que aún somos ¿la ciudad de la “eterna primavera”? Quizás hace cincuenta años cuando Trujillo tenía un “agradable y templado clima” era posible esa asociación pero ¿es válida ahora? ¿Alguien notó la presencia de esa estación? Y más aún ¿es válida cuando en este mismo blog exponemos cómo se reducen y maltratan las áreas verdes en nuestra ciudad? Y no somos la única “ciudad primaveral” en América, también son conocidas por esta estacional característica Cuernavaca, Arica, Quito, Cochabamba y Medellín. Ésta última relanzó en noviembre del año pasado su marca-ciudad: Medellín es primavera.

¿Podría convertirse Trujillo en la Ciudad de la Cultura? Días atrás escuchaba una entrevista que se hacía a Gerardo Chávez, promotor del Museo de Arte Contemporáneo y del Museo del Juguete, donde expresó que evaluaba cerrar ambos espacios por la poca afluencia de público. Quedaba cuestionada nuestra autodenominación de “ciudad culta”, y se comprobaba que además de infraestructura cultural son necesarios activos y “cultos” ciudadanos que hagan buen uso de ella y la mantengan “viva”.
Debe existir coherencia y consecuencia entre la marca de una ciudad y el comportamiento de sus habitantes. Antonio Martínez, en su artículo Creación de una marca de ciudad, expresaba que “La imagen de marca es la que nos va a definir como ciudad… la marca de ciudad, tiene que convertirse en un punto de referencia, en la fuente de inspiración para el comportamiento individual y colectivo de todos los agentes ciudadanos en el desempeño de sus actividades y en la toma de decisiones”. Así, como ciudadanos debemos interiorizar la marca-ciudad y apropiarnos de ella.

El punto de partida para la creación de nuestra marca será el planeamiento estratégico de la ciudad. Un planeamiento que definirá los lineamientos de crecimiento y desarrollo de nuestra urbe, considerando la interacción entre los aspectos territorial, social y económico. Estudiando el actual funcionamiento y comportamiento de los distintos agentes ciudadanos podemos proyectarnos a un nuevo modelo con soluciones a problemas de hoy y buscando oportunidades en el mañana.

Por ejemplo, ¿podríamos encontrar nuestra nueva marca-ciudad en la oficialización de Trujillo como sede de los XVII Juegos Bolivarianos 2013 y bajo este concepto proyectar la construcción y/o remodelación de sedes deportivas y espacios de recreación pública en la ciudad? ¿O seguiremos ostentando nuestra nueva y nada deseada marca de ciudad violenta e insegura tan bien publicitada por primeras planas de diarios locales? Transformar nuestra imagen de una “ciudad de marcas” a una “ciudad de marca” materializará nuevas oportunidades de desarrollo para Trujillo.

Autor: Arq. Carmen Horna Alva


Una respuesta to “Una Marca de Ciudad. El Marketing de la Ciudad y el Compromiso Ciudadano”

  1. elena said

    muy bueno tu articulo,felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: